Puertas de Ratoncito Pérez

A quién no le encantaría imaginar la habitación de su niño o niña con su puerta del ratoncito Pérez.

¿Dónde la habrá colocado? ¿ La mirará con asombro? ¿Se inventará historias sobre el ratoncito mientras no hay diente en peligro?

A los más pequeños de la casa, la caída de los primeros dientes les hace muchísima ilusión. Muchas familias aún viven la tradición de poner el diente debajo de la almohada cuando el niño se va a dormir.

[content-egg module=Amazon template=list next=9]

Mientras el niño duerme, el Ratoncito Pérez se llevará el diente y en su lugar dejará un regalo.

Esta historia se creó para calmar el posible dolor y el trauma que puede suponer la caída de un diente para los niños. Es una tradición muy arraigada en los hogares españoles, aunque en otros puntos del mundo también realiza esta labor el Hada de los Dientes.

Todos de pequeños hemos disfrutado de la ilusión de recibir la visita del Ratoncito Pérez. Pero…¿de donde surge esta tradición y en qué consiste exactamente el Ratoncito Pérez?

El origen del Ratóncito Pérez, parece provenir de un cuento francés del siglo XVIII donde se cuenta que un hada se transforma en ratón para derrotar a un rey. El ratón se esconde bajo la almohada del rey y tras ello, a este se le caen los dientes.

¿Qué hace el Ratón Perez?

Esta tradición se ha hecho muy popular desde hace poco más de un siglo y se mantiene hoy en día en la actualidad. Para los niños, la caída de los dientes se asocia con una pérdida de fortaleza física y psíquica. La leyenda del ratoncito perez intenta evitar que los niños pierdan la alegría y disminuya así su autoestima.

La finalidad, con la tradición, es que los niños se sientan motivados frente a la pérdida de un diente ya que, a cambio, ellos recibirán un regalo por cada diente que se caiga.

El regalo del Ratoncito Pérez tan esperado por los niños

El ratón Pérez se lleva los dientes de los niños buenos y deja a cambio y debajo de su almohada una moneda o un regalo, depende de lo que los padres consideren oportuno.A veces, en vez de un regalo o una moneda, puede darse una carta del ratoncito Pérez a los niños escrita en código para que el niño lo descifre.

Se pueden regalar coleccionables, de tal forma que por cada diente de leche que se caiga vamos dando una pieza de esa colección hasta completarla, aunque hay otros regalos que son más tradicionales como las monedas de chocolate.

[content-egg module=Amazon template=list next=4]

¿De que material son las puertas?

Las puertas del Ratoncito Pérez son el adorno perfecto para las habitaciones de los niños, que darán un toque especial y muy original a los dormitorios de los más pequeños, abriendo una puerta pequeñita al mundo de fantasía.

La mayoría de estas puertas están hechas con resinas naturales, por lo que son algo frágiles y no soportan bien los golpes de los niños. Son un fantástico adorno, muy duradero si se pone pegado en la pared, pero no son un juguete y pueden romperse con facilidad si no están bien pegadas a la pared.

Se trata de puertas pequeñitas hechas habitualmente con resina o con madera, que se colocan sobre el rodapié, a modo de adorno. Hay muchos modelos diferentes de puerta: las más habituales son las del famoso Ratoncito Pérez, aunque hay otras versiones, como la puerta del Hada de los Dientes.

En este artículo nos centramos en los diferentes modelos de puertas para el Ratoncito Pérez.

¿Dónde colocar las puertas del ratoncito Pérez?

Las puertas para el ratoncito Pérez son originalmente puertas para casas de muñecas. Estas puertas decoradas se utilizan como una entrada fantástica para que tanto el ratón Pérez como los Gnomos puedan usar para entrar en nuestras casas.

Estas puertas las pueden colocar en el suelo pegadas contra la pared, sobre los zócalos, en las cómodas, mesitas de noche o incluso en la nevera de casa con un imán.

Lo ideal es colocar la puerta en la habitación de los niños, pegada en la pared. En caso de tener rodapié se puede colocar sobre el mismo, si es de un tamaño suficientemente grande, o bien justo encima para que quede completamente pegada y no se suelte.

¿Cuándo es el momento ideal para poner la puerta del ratoncito?

Podemos escoger varios momentos para pegar la puerta de nuestro amigo el ratoncito Pérez en la habitación de los niños. Aquí van algunas ideas:

  • Puedes colocarla la primera noche que vaya a ir el ratoncito Pérez a casa, sin que el niño se de cuenta. Así, cuando despierte y vea el regalo que le ha dejado bajo la almohada también podrá ver esa puerta a la imaginación ¡será toda una sorpresa para el niño!
  • Puedes acompañar al niño a colocarla en el momento que esté asustado porque se le mueve el primer diente. Así podrás aprovechar ese momento para contarle toda la historia del famoso ratoncito, y a la vez aprovechar a contarle que es normal que se le caiga ese diente, que le saldrá otro, … de este modo podemos alejar el miedo de los peques y aprovechar ese momento tan tierno para compartirlo.
  • Puedes colocarla en cualquier momento. Son unos adornos preciosos y a los niños les hace mucha ilusión ver estos pequeños detalles en su habitación.

Otras alternativas a las Puertas de ratoncito Pérez: El hada de los Dientes

La otra alternativa ideal al ratoncito Pérez, que nos viene de países anglosajones y cada vez está cogiendo más fuerza gracias a los dibujos animados y cuentos son las leyendas del Hada de los Dientes y similares.

También tenemos puertas para el Hada de los Dientes, rosas y con muchas mariposas y flores, que harán la delicia de las niñas pequeñitas en edad de ser “desdentadas”. La leyenda del Hada de los Dientes es muy similar a la del Ratoncito Pérez: cuando se cae un diente el niño debe ponerlo debajo de la almohada y por la noche aparecerá el Hada de los Dientes que le dejará una moneda o un regalo.

[content-egg module=Amazon template=list next=4]

Esta leyenda cada vez está más instaurada en los niños, y es que muchos dibujos animados de los que ponen hoy en día en la televisión podemos ver al Hada de los Dientes en plena acción: por ejemplo en Peppa Pig o en Ben y Holly aparecen varios capítulos con este personaje.

Conclusión

La primera vez que vi una «puerta para el Ratoncito Pérez», me pareció entrañable y muy original. Es de esas pequeñas cosas que para un adulto no tienen importancia, pero para un niño son un mundo, una puerta mágica, la entrada a un mundo de fantasía, ilusiones y sueños.